MARISMAS DE HUELVA

MARISMAS DE HUELVA

Recorrer las marismas de Huelva puede servir para recrearse con un entorno natural único, por ello nuestro cerrajero urgente le recomienda que lo visite, el lo hace desde pequeño y dice que es una gran fortuna.

Al amparo del coto de Doñana, las marismas del Odiel constituyen una gran zona de humedales. En la desembocadura de los ríos Odiel y Tinto, formando un enorme estuario, aparece esta zona de marismas, paraiso natural de casi ocho mil hectáreas de superficie, declarado reserva de la biosfera por la UNESCO. Acompañan a este espacio las marismas del Burro y la isla de En Medio, territorio que concentra especies ornitológicas, especialmente en los meses invernales, como el flamenco, la garza real , la grulla, la garza imperial, la cigüeña negra y la espátula.

La costa onubense de esta comarca se define como un litoral poco profundo, que facilita la aparición de estas marismas, acompañadas de bandas arenosas, alimentadas con el agua de los ríos que van al Atlántico. Esta reserva de la biosfera tiene una diversidad de habitat increible a pesar de su aspecto uniforme. Hay flora de crecimiento insignificante, pero también árboles y arbustos de tamaño mayor. Los ciudadanos de la zona cuentan con una empresa de electricistas de confianza cuando suceden incidentes de electricidad.

La salinidad es una característica a consideraren esta singular paisaje, zona de paso de aves migratorias. La salinidad es mayor a medida que la marisma se acerca al océano, por culpa de las mareas y la evaporación del agua.

Viajar a las marismas de Huelva

Se puede llegar a las marisma del Odiel sin dificultad, por el puente que enlaza Punta Umbría con la capital de la provincia. Desde allí una carretera secundaria llevará al viajero hasta el mismo puerto, donde se podrá contemplar la isla de En Medio, en el corazón de la reserva. Al atardecer, cuando el sol desaparece por el horizonte, el espectáculo natural es extraordinario. La desembocadura del río Odiel y la marisma, sus meandros se vislumbran en todo su esplendor.
Durante el invierno la llegada masiva de aves de paso hace la visita incluso más espectacular. A veces pueden verse camaleones, introducidos en las marismas para mantener los niveles de plagas de mosquitos.


Los comentarios están cerrados