Las montañas y la búsqueda de un nuevo amanecer

Las montañas y la búsqueda de un nuevo amanecer

Muchos son los que, desesperados por la barahúnda de la ciudad, se refugian en el ambiente rural en busca de un cambio benéfico para su calidad de vida. Ante la industrialización que en todas partes del mundo se ha vivido, los casos de personas que abandonan los lujos de la ciudad por los vastos y frondosos campos del ámbito rural han incrementado de manera exponencial. Y no es para menos; el aire fresco, la simpleza de la cotidianidad y la austeridad de la vida en el campo no tiene precio. Es por eso que nuestro espíritu nos agradece esas escapadas rurales que de vez en cuando nos damos para revitalizarlo y relajarlo.

En esa búsqueda por un nuevo amanecer que expíe todos los males que nos aquejan y depure todos aquellos problemas de la ciudad que nos producen estrés, las montañas suelen ser el paisaje rural más visitado y recurrido. Para tales propósitos, las montañas nos ofrecen toda su frondosidad, verticalidad y frío ambiente para relajarnos y buscar la paz que necesitamos en esos momentos de estrés. Yo no creía ese poder mágico que las montañas dicen tener para revitalizar a nuestra humanidad, pero por recomendación de mi amiga Carla, recepcionista de Fontaneros, decidí darme una escapada montañosa y resultó ser mejor de lo que esperaba; definitivamente superó mis expectativas y es por eso que ahora estoy escribiendo este artículo en apología, y a modo de encomio, de las montañas.

Existen varias definiciones castizas respecto al término montaña. El Diccionario Espasa, en su versión digital para computadora de 2010, define en primera instancia al término “montaña” como cualquier terreno natural que presente una elevación sustancial, siendo dicha definición la más genérica y, al mismo tiempo, la más acertada de todas. Por otro lado, en ese mismo diccionario, encontramos que una montaña también puede ser definida como cualquier terreno cubierto y erizado por montes, siendo esta una definición algo más ambigua e imprecisa, pero que describe a la perfección la flota general de una montaña y, junto con la definición anterior, nos permite crear una imagen visual en nuestras mentes de una montaña más cercana a la realidad.

En efecto, las montañas son los paisajes predilectos para los viajantes que deseen despejar su mente con el aire fresco que éstas te brindan y relajarse con el espectáculo visual que la naturaleza en ellas te ofrece. Por consiguiente, cuando te quieras dar una escapada rural te exhorto que visites una montaña cercana a tu lugar de ubicación y que vayas con tu familia o pareja a subirla o tan siquiera a caminarla. Para la expedición será conveniente que lleves mucha agua y algo de comer por si te da hambre. También es indispensable que equipes tu cámara fotográfica para que, más allá de tus imágenes memoriales, tengas almacenados tus recuerdos en la montaña para siempre.

No queremos retrasar tu viaje de relax a las montañas, así que nos vamos despidiendo deseándote un buen viaje y una bonita estadía. Mantente atento a nuestra web y entérate de más bondades de la vida rural.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *